miércoles, 2 de abril de 2014

TABACO



      Después de la cafeína, el tabaco es la droga psicoactiva más consumida en nuestra sociedad. Al fumar un cigarrillo, la nicotina (principal ingrediente psicoactivo del tabaco) y otras 4.000 sustancias químicas, conocidas colectivamente como alquitrán, se absorben a través de los pulmones. Debido a que se crea una gran tolerancia a algunos de los efectos adversos inmediatos del tabaco, los efectos de fumar un cigarrillo en los no fumadores y en los fumadores pueden ser bastante diferentes. Los no fumadores a menudo responden a algunas bocanadas de humo con diferentes combinaciones de náusea, vómitos, toses, transpiración, contracciones abdominales, mareos, enrojecimiento y diarrea. Por el contrario, los fumadores comentan que están más relajados, más alerta y menos hambrientos después de un cigarrillo.
     
      No cabe duda de que los fumadores empedernidos son drogadictos en el sentido pleno de la palabra (Jones, 1987). El ansia compulsiva de la droga, principal característica definitoria de la adicción, puede verse fácilmente en cualquier fumador empedernido que se haya quedado sin cigarrillos, o que se vea forzado por las circunstancias a no fumar durante varias horas. Además, los fumadores empedernidos que dejan de fumar sufren diversos efectos de la abstinencia, como depresión, ansiedad, agitación, irritabilidad, estreñimiento y problemas para dormir y concentrarse.

     Alrededor del 70% de las personas que prueban los cigarrillos se crean adicción (una cifra muy desfavorable si se compara con el 10% para el alcohol y el 30% para la heroína). A alguien ¿se le ocurre alguna otra droga psicoactiva que se autoadministre casi continuamente, incluso mientras los adictos caminan por la calle o charlan con otras personas?

      Las consecuencias del consumo de tabaco a largo plazo son alarmantes. El síndrome del fumador se caracteriza por dolor de pecho, respiración dificultosa, falta de aliento, tos y una mayor susceptibilidad a las infecciones del tracto respiratorio. Los fumadores crónicos son muy susceptibles a diversos trastornos pulmonares, posiblemente mortales, entre los que se encuentran la neumonía, la bronquitis (inflamación crónica de los bronquiolos de los pulmones), el enfisema (la pérdida de elasticidad del pulmón debido a la irritación crónica) y el cáncer de pulmón.

      Si bien es el aumento del riesgo de cáncer pulmonar el que recibe la mayor propaganda, fumar también aumenta el riesgo de cáncer de laringe, boca, esófago, riñón, páncreas, vejiga y estómago. Asimismo, los fumadores corren un mayor riesgo de contraer diversas enfermedades cardiovasculares, que pueden culminar en infarto o derrame cerebral.
      
       Las personas que padecen la enfermedad de Buerger proporcionan un ejemplo espeluznante del poder adictivo de la nicotina. La enfermedad de Buerger es una afección en la que los vasos sanguíneos, especialmente los de las piernas, se estrechan cada vez que la nicotina entra en el torrente sanguíneo:

       Si el paciente con esta afección sigue fumando, puede que surja finalmente una gangrena. En primer lugar, puede que haya que amputar algunos dedos; luego el pie hasta el tobillo; después la pierna hasta la rodilla; y finalmente hasta la cadera. En algún punto de esta horripilante progresión, la gangrena puede atacar a la otra pierna. Se informa convincentemente a los pacientes de que si dejan de fumar prácticamente con toda seguridad se frenará el inexorable avance de la gangrena por sus piernas. Con todo, los cirujanos dicen que no es raro ver a un paciente con la enfermedad Buerger dando vigorosas chupadas a un cigarrillo en su cama del hospital después de una segunda o tercera operación de amputación (Brecher, 1972).




     Lamentablemente, los efectos adversos del humo del tabaco no se restringen a quienes fuman. Existen datos concluyentes de que las personas que viven o trabajan con fumadores contraen con mayor probabilidad afecciones de corazón y cáncer que las que no. Incluso quienes no han nacido son vulverables: fumar durante el embarazo aumenta la probabilidad de aborto espontáneo, de parto con el niño muerto y de muerte prematura del bebé. Los niveles de nicotina en la sangre de los bebés amamantados son con frecuencia tan grandes como los de la sangre de la madre. 

     Debido a que el tabaco tiene muchos ingredientes activos, ha sido difícil identificar su mecanismo de acción. Una hipótesis actual es que los radicales libres son los culpables de muchos trastornos relacionados con el tabaco. Los radicales libres son sustancias químicas que tienen uno o más electrones impares; son particularmente peligrosos porque pueden descomponer muchas moléculas biológicas, incluido el ADN, por oxidación (eliminación de átomos de hidrógeno de un compuesto). Efectivamente, se ha demostrado que la orina de los fumadores contiene niveles elevados de un subproducto de la oxidación del ADN (Fischer-Nielson, Loft y Gjervig Jensen, 1993). Esto puede plantear una línea de investigación mediante antioxidantes que invaliden los efectos adversos de fumar...
      
     

    


jueves, 27 de marzo de 2014

POESÍA




            Poesías de una persona que sin ser poeta,  muestra de forma sencilla una gran sensibilidad.

                         
                                             Como te puedo querer,
                                          como te puedo amar,
                                          como puedo vivir 
                                          sin tu cuerpo acariciar.

                                              Los besos que me diste
                                          en el corazón guardé,
                                          en mis sueños vivo
                                          lo que un día fue.

                                             Cuando contigo sueño
                                          me siento vivo otra vez.
                                          Los besos que me diste
                                          en el corazón guardé.

                                                             Avelino Nadal.


    Entre montañas frondosas
de belleza arrogante y
vergeles de valles
con el paraíso comparables,
emergen con dulzura                                                             Amor que en el corazón te llevo
aguas azules,                                                                     y aún no sé quién eres.
vegetación exuberante,                                                          Serás bella y hermosa
en perfecta armonía                                                           serás bella y ardiente.
con el paisaje.                                                                       Amor que en el corazón te llevo
                                                                                         y aún no sé quién eres.
   El trinar de los pájaros
expresan con belleza como                                                                        Avelino Nadal
si de un concierto se tratara,
la suave primavera,
el candor del verano
el cambiante otoño y
el invierno templado,
invitando sus encantos 
a un sosiego deseado.

        Lago de Anna.

       Avelino Nadal





miércoles, 5 de febrero de 2014

INVERSIÓN DE AMOR





     


                    Quien vive con su hijo de manera que hace que éste se sienta profunda y tranquilamente contento de ser quien es, le da una herencia inapreciable: la fuerza para enfrentar las tensiones, y el valor necesario para llegar a ser una persona comprometida, responsable, productiva y creativa: una persona totalmente humana. De esta manera, nuestra inversión de amor, tiempo, energía y dinero darán frutos sin fin a lo largo de los tiempos. La ayuda que se da al niño para que éste guste de sí mismo es lo máximo que se le puede dar. Es la manera más profunda de deletrear la palabra A-M-O-R.

                                                                                                        
                                                                                                                          D. Corkille Briggs


martes, 4 de febrero de 2014

LOS NIÑOS PRACTICAN LO QUE APRENDEN.







                                                      Si un niño vive con críticas,
                                                         aprende a condenar.

                                                    Si un niño vive con hostilidad,
                                                         aprende la violencia.

                                                    Si un niño vive con el ridículo,
                                                         aprende a ser tímido.

                                                    Si un niño vive con vergüenza,
                                                     aprende a sentirse culpable.

                                             Si un niño vive con palabras de aliento,
                                                      aprende a tener confianza.

                                                     Si un niño vive con elogios,
                                                         aprende a apreciar.

                                                  Si un niño vive con equidad,
                                                          aprende la justicia.

                                                 Si un niño vive con seguridad,
                                                          aprende a tener fe.

                                                Si un niño vive con aprobación,
                                                aprende a quererse a sí mismo.

                                         Si un niño vive con aceptación y amistad,
                                                   aprende a amar al mundo.


                                                                                       Zig Ziglar.











miércoles, 29 de enero de 2014

CAMBIA DE IDEA





       La vida es realmente muy simple:
       Recibimos lo que hemos dado.

  
       Lo que pensamos de nosotros mismos llega a ser verdad para nosotros. Pienso que todos somos responsables en un porcentaje muy alto de todo lo que nos sucede en la vida, lo mejor y lo peor. Cada cosa que pensamos está creando nuestro futuro. Cada uno de nosotros crea sus experiencias con lo que piensa y lo que siente. Las cosas que pensamos y las palabras que decimos crean nuestras experiencias.
        Nosotros creamos las situaciones, y después renunciamos a nuestro poder, culpando a otra persona de nuestra frustración. Nadie, ni ningún lugar ni cosa, tiene poder alguno sobre nosotros, porque en nuestra mente los únicos que pensamos somos "nosotros", los que creamos nuestras experiencias, nuestra realidad y todo lo que hay en ella. Cuando creamos paz, armonía y equilibrio en nuestra mente, los encontramos en nuestra vida.
        En cuál de estas dos frases te reconoces?

        "Todos están contra mi"
        "La gente es siempre amable"

        Cada una de estas creencias creará experiencias muy diferentes. Lo que creemos de nosotros mismos y de la vida llega a ser nuestra verdad.

      Nuestra mente subconsciente acepta cualquier cosa que decidamos creer. Ambas expresiones significan que lo que creo respecto a mí mismo y a la vida llega a ser verdad para mí. Lo que tú decides pensar de ti mismo y de la vida llega a ser verdad para ti. Y ambos tenemos opciones ilimitadas respecto de lo que podemos pensar.
       Cuando lo sabemos, lo sensato es optar por "La gente es siempre amable", y no por "Todos están contra mí".

          Si quiero creer que la vida es solitaria y que nadie me ama, entonces eso será lo que encuentre en mi mundo.
        Sin embargo, si estoy dispuesto a renunciar a esa creencia y a decirme que el amor está en todas partes, y que soy capaz de amar y digno de amor, y me adhiero a esa nueva afirmación y la repito frecuentemente, ésa llegará a ser mi verdad. En mi vida aparecerán personas capaces de amar, las que ya forman parte de ella me demostrarán más amor, y yo descubriré lo fácil que me resulta expresar mi amor a los demás.

                La mayoría de nosotros tenemos ideas absurdas de quiénes somos, y muchas, muchas reglas rígidas sobre cómo se ha de vivir la vida.

                Cuando somos muy pequeños aprendemos a sentirnos con nosotros mismos y con la vida según las reacciones de los adultos que nos rodean.
                 Es así como aprendemos lo que ahora pensamos de nosotros y de nuestro mundo. Es decir, que si hemos vivido con personas muy desdichadas y asustadas, culpables o coléricas, habremos aprendido muchas cosas negativas como por ejemplo, "nunca hago nada bien", "es por mi culpa", "si me enfado, soy una mala persona"...
                 Esta clase de creencias generan una vida de frustración...

                Cuando somos muy pequeños aprendemos a sentirnos con nosotros mismos y con la vida según las reacciones de los adultos que nos rodean, principalmente, nuestros padres. Nos tratamos a nosotros mismos tal como nos trataban nuestros padres. Nos regañamos y nos castigamos de la misma manera. Además nos amamos y nos animamos de la misma forma, si cuando éramos pequeños nos amaban y nos animaban.

               "Tú nunca haces nada bien, es por culpa tuya..."
                ¿Cuántas veces te has dicho a ti mismo esta frase?

                "Eres maravillosa, te amo..."
                ¿Cuántas veces te dices estas palabras?

          De muy pequeños aprendemos nuestros sistemas de creencias, y después vamos por la vida creándonos experiencias que armonicen con nuestras creencias. Intenta por un momento evocar tu propia vida y te darás cuenta con cuanta frecuencia has pasado por la misma experiencia. Pues bien, yo pienso que te la creaste una y otra vez porque reflejaba alguna creencia que tenías sobre ti mismo.
             Párate un momento y toma conciencia de lo que estas pensando en este momento o en cualquier otro. ¿Es un pensamiento positivo o negativo? ¿Quieres que ese pensamiento determine tu futuro? Preguntatelo, date cuenta. 
              Nuestras experiencias no son más que efectos externos de nuestros pensamientos. Incluso el odio a sí mismo no es más que odiar la idea que uno tiene de sí mismo. Una idea que le dice: "Soy una mala persona". Esta idea genera un sentimiento, y uno acepta el sentimiento. Sin embargo, si no tenemos la idea, no tendremos tampoco el sentimiento. Y las ideas pueden cambiar. Cambia de idea, y el sentimiento se irá.
             Una vez descubierto el origen de muchas de nuestras creencias, no debemos tomar esta información como excusa para inmovilizarnos en nuestro dolor. Tampoco importa durante cuánto tiempo hayamos seguido una pauta negativa. El momento de poder es el presente. Si lo comprendemos, ¡Podemos empezar a ser libres en este mismo momento!




"Usted puede sanar su vida"  Louise L. Hay