martes, 15 de julio de 2014

HIGIENE DEL SUEÑO







                   Por higiene del sueño nos referimos a que la persona adquiera hábitos saludables que favorezcan el sueño y aprenda qué aspectos son los que pueden perjudicar o beneficiar la conducta de dormir. La higiene del sueño es un procedimiento que ha resultado eficaz en diversos estudios (e.g. Hoelscher y Edinger, 1988).
                            A la hora de estudiar la conducta de dormir o no dormir e incluso, dormir mal, hemos de observar y tener en cuenta los estímulos antecedentes en cuya presencia debería producirse la normal conciliación del sueño: el lugar que la persona tiene para dormir (su habitación, su cama) y la hora del día en la que desearía hacerlo.
                             El estado del organismo de la persona en el momento de dormir es muy importante. La conducta de dormir implica que el organismo esté relajado, siendo más difícil que la relajación se produzca si, en el momento en que el sujeto insomne intenta conciliar el sueño, su organismo se encuentra en un estado de sobreactivación.
                              Hemos de tener en cuenta también los estímulos consecuentes de la conducta de no dormir, tales como el uso de determinados fármacos, el consumo de alcohol o tabaco, para aliviar el problema. El uso de estos remedios pueden crear con el tiempo un estado dependencia fisiológica y psicológica.
                               

                               Sugerencias para higiene del sueño:

  • Evitar el consumo de cafeína y alcohol desde por la tarde.
  • Reducir el consumo de cigarrillos.
  • Hacer ejercicio de forma más o menos regular, siempre evitando realizarlo en las horas más cercanas al momento de irse a dormir.
  • En general, evitar la actividad física intensa en las horas anteriores al momento de irse a dormir. Muy al contrario, sería deseable realizar actividades que ayuden a reducir la activación del organismo (por ejemplo, leer, o ver la televisión.
  • Evitar las comidas y cenas "pesadas", es decir, de difícil digestión o abundantemente.
  • Reducir el consumo de líquidos después de cenar (evitando tener que ir al cuarto de baño durante la noche. Sin embargo, tomar un vaso de leche puede ayudar a conciliar el sueño ya que contiene triptófano, que es un aminoácido esencial que promueve la liberación de un neurotransmisor, la serotonina, que está involucrado en la regulación del sueño y del placer.
  • No tomar medicación para dormir, salvo en casos excepcionales y desde luego, averiguar si se está tomando algún medicamento que pudiera dificultar el sueño.
  • No estar en la cama más tiempo del necesario para dormir. Acostarse cuando se tenga sueño y levantarse todos los días a la misma hora. No dormir durante el día.
  • Cuidar el ambiente de la habitación en la que se duerme. Evitar ruidos que dificulten el sueño, programar en lo posible la temperatura más agradable, evitar que entre luz de la calle o de otras habitaciones de la casa (adaptar el nivel de luz deseado), procurar tener una buena cama y también muy importante controlar la conducta del compañero/a de cama, si ésta se comparte. Ciertamente, si el compañero tiene dificultades para conciliar el sueño, dará muchas vueltas o si tiene problemas respiratorios (roncar), también repercutirá en nuestro sueño.
  • Establecer comportamientos rutinarios que puedan llegar a asociarse con la conducta de dormir (por ejemplo, tomar una ducha, ponerse el pijama, lavarse los dientes, programar el despertador, apagar luces, leer un rato, etc)
  • Evitar las preocupaciones en la cama. Es muy importante programarse un tiempo durante el día para preocuparse, siempre a la misma hora y aproximada mente en el mismo lugar. Cuando surjan las preocupaciones durante la noche, recordar que al día siguiente podrás hacerlo durante el tiempo indicado para preocuparse. (Esto es un ejercicio como hacer abdominales; al principio cuesta, pero después se hace sin dificultad).
                          Cuando no se puede conciliar el sueño, hay una estrategia importante para eliminar la ansiedad asociada al objetivo de "tener que dormirse" y es precisamente, cambiar el objetivo de "dormirse" por el de "estar a gusto en la cama", Buceta (1986, 1987).

                                  Es interesante realizar alguna técnica de relajación antes de iniciar el sueño.

                               ¿Cuáles son tus últimos pensamientos antes de dormir? Son pensamientos agradables, relajantes, positivos, o son pensamientos inquietantes y que resaltan la negatividad de cualquier aspecto de tu vida. Nosotros mismos, somos los únicos que podemos escoger nuestros pensamientos, que además, constituyen la base de nuestro "diálogo interno". Mientras intentas conciliar el sueño, no repases aspectos negativos ocurridos durante el día; todo lo contrario, céntrate en todas las cosas positivas que te hayan podido acontecer, incluso si te has reído, intenta recordar de qué fue y vuelve a reir mentalmente.
                                 Nuestro subconsciente no sabe distinguir entre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto; asume todo lo que le decimos; acepta nuestro diálogo como auténtico; piensa que lo que nos decimos a nosotros mismos, es lo que queremos; lo da por sentado. Y nos hace sentir en consonancia a los mensajes que recibe. Cualquier frase despectiva que pronunciemos sobre nosotros mismos, aún cuando se trate de una broma, nuestro subconsciente la aceptará como verdadera y nos sentiremos mal. Estas frases y pensamientos negativos de nosotros mismos acabarán convirtiéndose en convicciones. Ya se encarga de ello nuestro subconsciente.
                                    Por tanto, un buen momento para lanzarnos mensajes de aprobación, de perdón y de conformidad con nosotros mismos, es justo aquel en que nos metemos en la cama y nos disponemos a conciliar el sueño. Tomemos el control... Si podemos elegir, elegiremos lo mejor...








viernes, 6 de junio de 2014

LA AMISTAD



                           


        LA AMISTAD  es un poema que escribí hace cuatro años, el 29 de enero de 2010, en homenaje a la querida Gloria Fuertes.


                                                     Qué bonita es la amistad
                                                 no lo podemos negar,
                                                 cuantos más amigos tienes
                                                 más grande eres.

                                                     Tener amigos es divertido
                                                 y si en un lío te has metido,
                                                 tus amigos a ti acudirán
                                                 y sin dudarlo te ayudarán.

                                                    Si necesitas tus cosas contar
                                                 llama a una amiga, y te escuchará;
                                                 si alguien necesita de ti,
                                                 por amistad le ayudarás.

                                                     En la vida hay muchas cosas bonitas,
                                                 cantar, jugar, bailar, y hasta comer pipas.
                                                     No lo olvides ni un instante,
                                                 la amistad es muy importante.        


                                                                                     M. Pilar Rodríguez Salinas.

        

martes, 27 de mayo de 2014

RELAJACIÓN






                      LA RELAJACIÓN COMO HABILIDAD DE AFRONTAMIENTO.

La técnica de la relajación puede ser utilizada para contrarrestar el estrés producido en una amplia variedad de situaciones. Como las demás habilidades de afrontamiento requiere aprender a identificar las situaciones en las que aparece el problema, cuales son sus primeras señales somáticas y los pensamientos relacionados y ejecutar inmediatamente (antes de que se haya llegado a producir el descontrol emocional) una conducta que reduzca o elimine el malestar. Una relajación rápida es considerada la conducta de elección en estos casos.

La relajación como habilidad de afrontamiento presenta muchas ventajas y una vez dominada la técnica, puede ser aplicada ante cualquier situación estresante y en cualquier lugar sin un entrenamiento particularizado previo.

Existen diferentes formas de entrenamiento: entrenamiento en el manejo de la ansiedad (Suinn y Richardson, 1971); relajación aplicada (Deffenbacher y Synder, 1976); relajación controlada por una señal (Cantela, 1966); y desensibilización autocontrolada (Goldfried, 1971).

El entrenamiento en relajación (Deffenbacher y Synder, 1976) se basa en la relajación progresiva a la que en algunas ocasiones se le añaden otros elementos: una escena relajante y una palabra clave (relax,calma) introducida mientras el sujeto expulsa el aire despacio durante los ejercicios de respiración. 

En virtud del condicionamiento clásico la palabra clave se convertirá en un estímulo condicionado, es decir, un estímulo capaz de desencadenar la respuesta de relajación que antes se producía en la expiración. Esta clave podría evocarse posteriormente cuando el sujeto se encuentre frente a una situación estresante.


                                                      LA RESPIRACIÓN.

En lo más profundo de nuestras convicciones tenemos emparejada la respiración con la vida. El primer gran triunfo de un niño al nacer es comenzar a respirar por si mismo. Las personas que practican yoga han reconocido desde siempre la importancia de la respiración para el bienestar psíquico y físico. Y la respiración ha sido uno de los elementos centrales de las antiguas técnicas de meditación. Se empleaba para conseguir un beneficio físico, mental, emocional, espiritual, así como para aumentar la conciencia de uno mismo.

Los yoguis, desde siempre, han hecho hincapié en la energía que el aire posee. No es una energía natural sino esotérica que denominan prahna. La ciencia occidental moderna se está acercando a estos conocimientos antiguos y hace hincapié en la importancia que tiene, para el bienestar y la salud de las personas, la carga del aire en forma de oxígeno ionizado negativamente, frente a un aire ionizado positivamente. Podríamos, pues, pensar que esa energía exaltada por los antiguos es precisamente esa carga negativa del aire...

En la psicología actual, el papel de la respiración en el estrés está bien detallado y fundamentado; también el potencial de la respiración para conseguir tranquilidad es también muy grande. La respiración es una entrada directa al sistema nervioso autónomo. Al igual que sucede con otras técnicas, la respiración puede utilizarse como única técnica o como elemento de otras técnicas para potenciar su efecto.

Al utilizar la respiración en un entrenamiento, esta pasa de ser automática e involuntaria a consciente y voluntaria. Para facilitar el conocimiento de la respiración podemos realizar una autoobservación, es decir, fijarnos en como respiramos en distintas situaciones, por ejemplo, cuando estamos nerviosos, tristes, contentos, en una situación difícil, cuando sentimos temor, etc. Podemos observar además, si existe alguna correlación entre nuestra respiración y nuestros sentimientos.

El siguiente ejercicio de respiración puede ayudarte a crear un estado de calma y sensación de bienestar.


                       EXHALACIÓN CONTRA LA PALMA DE LA MANO.

  1. Deja que tu respiración se normalice.
  2. Concéntrate en tu exhalación e inhalación.
  3. Mantén la palma de la mano vertical y próxima a la boca y deja que el aire de una sola exhalación choque suavemente contra la palma de la mano, mientras produce un sonido suave apenas audible y continuo de aaaaaaaaah.
  4. Parar y cuando tu respiración se normalice, repetir el ejercicio.


                                     RESPIRACIÓN POR LA MAÑANA.


  1. De pie, cabeza alta, hombros caídos y brazos en los costados.
  2. Elevar lentamente el cuerpo sobre los dedos de los pies, inhalando una respiración completa con lentitud y firmeza.
  3. Retener la respiración unos pocos segundos en la misma posición.
  4. Volver lentamente a la primera posición, exhalando despacio el aire por las fosas nasales.
  5. Realizar una respiración purificadora.
  6. Repetir varias veces, usando alternativamente la pierna izquierda o la derecha.


                                        RESPIRACIÓN PURIFICADORA.

  1. Ponte cómodo/a en tu postura favorita.
  2. Inhala una respiración completa.
  3. Mantén el aire unos segundos dentro de tus pulmones.
  4. Pon los labios en posición de silbar. Exhala con vigor. Para un momento y luego exhala el aire restante del mismo modo. Repitelo hasta que hayas dado salida a todo el aire en pequeños y enérgicos soplidos.



                                             RESPIRACIÓN Y DOLOR.


  1. Túmbate en un lugar cómodo.
  2. Coloca una mano sobre el esternón y otra en el lugar donde sientas dolor.
  3. Imagina que con cada bocanada de aire, está entrando en tu cuerpo una cantidad de energía positiva que se va almacenando por debajo de tus manos. Imagina que la energía se dirige hacia el lugar donde te duele y al llegar el dolor se va disipando en esa energía.
  4. Espira suavemente imaginando que con el aire expulsas el dolor.




Fuente:  Blanca Mas.




martes, 20 de mayo de 2014

ENTREVISTA DE TRABAJO






                         ¿CÓMO SUPERAR UNA ENTREVISTA DE TRABAJO?


La entrevista con el empresario consiste en una conversación en la que se trata de evaluar o determinar la adecuación del aspirante a un puesto determinado.
Suele considerarse una situación incómoda y tensa dado lo mucho que se juega en ella y esto repercute en la falta de espontaneidad e incluso en el desmerecimiento del candidato. Ahí van unas cuantas sugerencias para tratar de que esto no sea así.


PUNTUALIDAD.
Imprescindible no llegar tarde a la entrevista, pero tampoco es conveniente llegar con una hora de anticipación.

ASEO. 
Acude a la entrevista bien aseado, pero sin que parezca que vas de boda o de fiesta. No te embadurnes en colonia.

FIRMEZA.
El primer contacto con el entrevistador es fundamental. Muy importante dar la mano con firmeza.

SEGURIDAD.
Mira a los ojos del entrevistador. No bajes la mirada ni mires a la pared.

NATURALIDAD.
Siéntate con naturalidad. No estés tenso, afloja los músculos. Se trata de estar alerta pero a la vez relajado,

DISCRECIÓN.
No te lances a hablar como un torrente. Permite que sea el entrevistador quien inicie la conversación.

LENGUAJE.
Utiliza un lenguaje amplio, rico que demuestre que posees cultura pero a la vez, evita la pedantería.

PREGUNTA.
Evita los silencios, preguntando por el puesto por ejemplo. No sólo el entrevistador quiere saber cosas de ti. Tú también tienes que demostrar que quieres saber cosas de la empresa.

SINCERIDAD.
Nunca mientas. Explica bien tus fracasos (sobre todo en los estudios).

DINERO.
No es nada conveniente exigir en el primer empleo. En lugar de hablar de dinero, parece más conveniente preguntar por las posibilidades de promoción dentro de la empresa.

DESPEDIDA.
Una entrevista puede arreglarse con una buena despedida. Puedes preguntar cuándo le darán una respuesta, pero no presumas de que tienes muchas ofertas.



                                         DURANTE LA ENTREVISTA


  • El diálogo ha de ser espontáneo, preciso y cuidado y durante el mismo, ha de escuchar con atención pero sin tensión, atendiendo y entendiendo, por lo que se pueden pedir aclaraciones, contestando con claridad y exactitud,  evitando los monosílabos, pero sin extenderse más de lo necesario.
  • Es aconsejable cuidar el uso de términos y expresiones evitando lo superfluo o rebuscado y el argot.
  • Debe comunicarse seguridad en lo que se contesta.
  • Evitar manifestaciones de sorpresa, contestaciones confusas o dudas.
  • No dar rasgos de desconcierto o inmadurez.
  • No dar muestras de autosuficiencia mediante excesiva familiaridad, exageración o cinismo.
  • El planteamiento debe ser positivo y la crítica constructiva y evitar la insolencia.
  • La seriedad puede mostrarse planteando objetivos profesionales y deseos de mejora en este campo; no insistir sobre el sueldo o la categoría.

             Todos los entrevistadores suelen buscar y valorar aspectos que indiquen:


MOTIVACIÓN.
               AMBICIÓN.
                       PERSONA ACTIVA.
                             HABILIDADES SOCIALES.
                                  PRUEBAS DE BUEN RENDIMIENTO EN ANTERIORES PUESTOS.
                                           PERSONALIDAD FORMADA.
                                                 CUALIDADES DE LÍDER O PERSONA INDEPENDIENTE.



Utiliza expresiones que denoten   MOTIVACIÓN y ENTUSIASMO:

-Estoy muy interesado...
-Me encantaría poder trabajar en un puesto como este...
-Para mí es muy importante un trabajo...
-Estoy deseando aplicar mis conocimientos en...
-Este es el trabajo que siempre he deseado...
-Estoy ilusionado con la posibilidad de...
-Me motiva mucho poder...
-Me sentiría feliz si...


Utiliza expresiones que denoten      SEGURIDAD.

Creo que.../ me parece que...                           ESTOY SEGURO.
Mi experiencia es poco importante...                TENGO UNA IMPORTANTE EXPERIENCIA.
Eso me asusta...                                               VENCERÉ ESE OBSTÁCULO.
No sé si sirvo para...                                        LO HARÉ BIEN.
No lo merezco...                                              SABRÉ RESPONDER.
Seguro que hay candidatos mejores...               ESTARÉ A LA ALTURA.
No estoy seguro de que me convenga...            SE ADAPTA A MIS POSIBILIDADES.



                        Preguntas que puedes plantear durante la entrevista:

-Preguntas que sirvan para demostrar tu interés por el puesto de trabajo al que aspiras.
-Preguntas que vayan a ser decisivas para tu toma de decisión.
-Preguntas sobre aquellos aspectos que no te hayan quedado claros.
-Realiza las preguntas de forma que puedas demostrar tus conocimientos del sector  y de la empresa  dónde pretendes trabajar.


Sobre la empresa puedes preguntar:

                 -Situación del sector donde se desarrolla su actividad.
                 -Previsiones de desarrollo.
                 -Previsiones de organización.

Sobre el puesto a cubrir puedes preguntar:

                 -Motivo por el cual hay un puesto. ¿Es nuevo? ¿Reemplaza a otro?
                 -Dependencia jerárquica, inmediata y superior.
                 -Margen de iniciativa
                 -Situación actual del proceso de selección.
                 -Aclaraciones sobre la remuneración. (Si el entrevistador ha mencionado el tema)
                 -Fechas de incorporación al puesto.

Sobre condiciones de empleo puedes preguntar:

                 -Lugar.
                 -Horario. Turnicidad. Nocturnidad. Festividad.
                 -Comedor.
                 -Vestuario.
                 -Transporte.
                 -Movilidad geográfica.
               
Sobre política de personal puedes preguntar:

                 -Posibilidad de promoción.
                 -Posibilidad de formación inicial.
                 -Posibilidad de formación posterior.



Realiza COMENTARIOS POSITIVOS acerca de LA EXPERIENCIA ANTERIOR, ya sea laboral, formativa o de cualquier otro tipo.


Habla de TUS LOGROS.


Estuve encargado de...
Estuve encargado de organizar...
Estuve encargado de resolver...
He tenido oportunidad de aprender...
Mi rendimiento ha sido satisfactorio en...
Estuve responsabilizado de...
Me dediqué intensamente a...
Quedé muy satisfecho de...
He colaborado en...
Yo conseguí mejorar...
Me he preparado muy bien en...
Gracias a aquella experiencia he logrado...
Aquello me ha ayudado a conseguir...



                                         ANTES DE LA ENTREVISTA.


Es conveniente preparar la entrevista unos días antes de la misma. Evitarás errores y podrás conseguir mejores resultados. Prepárate y deja poco para la improvisación. Esto hará que te sientas más seguro.


-No te tomes la entrevista como un juego. Tomatelo en serio y piensa que quizás, de esa entrevista depende un puesto de trabajo para ti.

-Averigua el tipo de persona que busca la empresa, es decir, averigua el perfil del puesto para anticipar las posibles preguntas.

-Elabora una lista de vocabulario del puesto de trabajo.

-Prevee preguntas difíciles y ensaya respuestas competentes.

-Prepara argumentario y reformulación positiva.

-Estudia tu currículum vitae.

-Explora tus puntos débiles y tus puntos fuertes.                

-Prepara tu imagen física.

-Controla la ansiedad anticipatoria:
                

  • Autoinstrucciones
  • Control del diálogo interno.
  • Detección de pensamientos negativos y sustitución por pensamientos positivos.
  • Autocontrol emocional.
  • Ejercicios de relajación.
  • Ejercicios sencillos de respiración tranquilizadora. 
  • Visualización creativa.                   


Es muy importante, útil e interesante que obtengas información sobre la empresa de la que pretendes formar parte ocupando un puesto de trabajo.

Puedes informarte acerca de:

-Nombre y domicilio de la empresa.
-Productos que elabora o servicios que presta y notoriedad.
-Volúmen de actividad.
-Tamaño de la empresa en cuanto a número de empleados, sucursales...
-Estructura de la empresa. Organigrama.
-Departamentos de la empresa en los que podría trabajar una persona como tú.
-Breve historia de la empresa.
-Exportación de productos.
-Tecnología que utiliza.
-Cómo se promociona.
-Importante la política de personal que utiliza la empresa, así como saber a quién corresponde la  decisión de darte un empleo.



                            Factores de ALTO RIESGO en la entrevista de trabajo.



  • Falta de puntualidad.
  • Imagen personal descuidada. Sin perder tu propio estilo, cuida tu imagen.
  • Falta de preparación previa de la entrevista.
  • Falta de colaboración con el entrevistador, como por ejemplo, la negativa a responder a algunas preguntas.
  • Falta de cortesía, de tacto, de respeto, de educación, de saber estar.
  • Falta de control emocional ( temblor de voz, tartamudeo, agitarse, moverse continuamente en el asiento, frotarse las manos, dar vueltas al anillo, tocarse continuamente la cara, el pelo, pestañear frecuentemente, mover compulsivamente la pierna...
  • Falta de motivación y entusiasmo por el puesto.
  • Deficiente expresión verbal (voz, vocabulario, palabrotas, vulgarismos...)
  • Falta de madurez personal (dificultad para ajustarse al ambiente laboral, conflictividad, es decir, carencia de habilidades sociales que podrían dificultar por ejemplo, el llevarse bien con los compañeros y superiores.
  • Actitud defensiva ante los aspectos menos favorecedores de tu currículum.
  • Carencia de objetivos profesionales concretos y razonables.
  • No plantear preguntas sobre el trabajo o la empresa, o plantearlos mal.
  • Negativa a viajar.
  • Personalidad egoísta, centrada en sí misma.
  • Excesiva agresividad y falta de asertividad.
  • Poca iniciativa, baja creatividad.
  • Mirada huidiza.


                                QUÉ HACER ANTE LAS PREGUNTAS DIFÍCILES.


                                              ¿Qué son preguntas difíciles?


  • Aquellas que tocan "tus puntos débiles"
  • Aquellas que hacen referencia a tu intimidad.
  • Las que se refieren a tus valores personales.
  • En general, aquellas preguntas que te hagan sentir muy incómodo y sobre todo, acorralado.

Algunos ejemplos de este tipo de preguntas:

-¿Cuántos años tiene?
-¿Por qué le despidieron de su último empleo?
-Por lo que veo en su currículum, parece que usted no tiene mucha experiencia...
-Pertenece a algún partido político?  Cuál?


 Dos maneras de responder mal:

-Callarse atemorizado.
-Responder de forma agresiva.

¿Qué podemos hacer?

-Antes de la entrevista hay que preparar las respuestas ante las posibles preguntas.
-Saber exponer con claridad, fluidez y un buen tono de voz.
-Muy importante: reformulación positiva, es decir, transformar lo negativo en positivo.

Importante tener en cuenta:

  • Ensaya previamente.
  • Escucha atentamente.
  • Pide que te expliquen o te aclaren algo, si es necesario.
  • No intentes engañar. Utiliza la astucia.


ARGUMENTA REDUCIENDO EL PROBLEMA, DEMOSTRANDO QUE LO TIENES CONTROLADO.


NO OFREZCAS POR INICIATIVA PROPIA INFORMACIÓN PERJUDICIAL.




                                         REFORMULACIÓN POSITIVA.


Consiste en:

  • Transformar los argumentos negativos del entrevistador en argumentos positivos.
  • Utilizar el lenguaje para convertir un punto débil en una verdadera ventaja.
  • Cambiar la perspectiva del argumento o del problema y centrarse en un punto de vista favorable.
  • Darle la vuelta a un aparente defecto o carencia y presentarlo como una virtud.

Ejemplos:


                            "Tu edad no es la adecuada"  
                            
  •  La EXPERIENCIA es más importante que la edad.
  • La MADUREZ  es clave para el puesto en cuestión.
  • La RESPONSABILIDAD es un aspecto relevante. No se puede dejar el puesto en manos de una persona muy joven sin...                        

                          "No tienes mucha experiencia para el puesto"

  • Lo que me falta de experiencia me sobra de POTENCIAL.
  • Mayor MOTIVACIÓN. Un RETO.
  • Libre de vicios adquiridos.
  • Mayor facilidad para asimilar cosas nuevas.
  • Mi FORMACIÓN es útil para este puesto de trabajo.

                           "Le veo muy nervioso"

  •   Realmente, cuando un asunto me importa mucho, no puedo evitar cierta ansiedad por conseguirlo.
  •   Soy bastante transparente en mis sentimientos y cuando estoy cerca de lograr algo que realmente deseo y para lo cual me veo capacitado, no puedo evitar sentirme inquieto. SINCERIDAD Y TRANSPARENCIA.
  •  He esperado mucho tiempo una oportunidad para demostrar mi valía y cuando se acerca el momento de poder hacerlo, me siento tan entusiasmado....                  

                            "Fracasó en los estudios"

  • No fue un fracaso.
  • La inmadurez propia de la adolescencia...Pero por otro lado, fui capaz de mostrar MADUREZ, a la hora de tomar una decisión y cambiar y retomar mi formación, gracias a lo cual, ahora me considero un buen profesional.
   
                           "No te ajustas al perfil del puesto"

  •    Es cierto que tengo objetivos que lograr, lo cual es un reto para mi; sin embargo, me siento capacitado para desarrollar sin problemas el tipo de trabajo. Mi potencial es mi gran MOTIVACIÓN.   

                            ¿Qué hace un/a chico/a como tú en un sitio como este?

  •  Una persona no es sólo una profesión.  VERSATILIDAD.
  • Mi capacidad de adaptación.
  • Mi formación es útil para este puesto de trabajo.
                            ¿Está usted casado/a?

  • Si. Me ayuda a ser RESPONSABLE y COMPROMETIDA con mi pareja y con mi trabajo.
  • Mi COMPROMISO RESPONSABLE con otra persona, me ayuda a serlo también en el ámbito laboral.
                                             
                            ¿Es usted soltero/a?

  • Si. Totalmente libre para trabajar y poner en práctica los conocimientos adquiridos con mis estudios.
  • Si. Dispongo de AUTONOMÍA y DISPONIBILIDAD.



                                           DESPUÉS DE LA ENTREVISTA.


      Es el momento de la REFLEXIÓN. Repasar todo lo sucedido durante la entrevista. Recordar las preguntas y las respuestas que hemos dado y valorar si lo hemos hecho bien o si hay algunos detalles que modificar. Si es preciso, anotarlo y tenerlo muy en cuenta para futuras entrevistas.


                                                                                                    

lunes, 5 de mayo de 2014

EMOCIONES E INTELECTO







En la actualidad existen varios modelos de inteligencia emocional basados en sus correspondientes investigaciones, ensayos y mediciones. Tres de ellos son los siguientes.

Uno es obra de Peter Salovey y John Mayer, que fueron quienes plantearon por primera vez el concepto en un artículo en 1990 que abriría muchos caminos. Otro es el del Dr. Reuven Bar-On, que ha trabajado mucho en el fomento de la investigación en este ámbito. Bar-On define la inteligencia como el conjunto de competencias, herramientas y comportamientos emocionales y sociales, que determinan cómo de bien percibimos, entendemos y controlamos nuestras emociones. Y todas estas competencias, herramientas y comportamientos, nos ayudan a entender cómo se sienten los demás y cómo relacionarnos con ellos, además de hacer frente a obligaciones, desafíos y presión diarias.
El tercer modelo es el de Daniel Goleman y según él, la mayoría de los elementos de todos los modelos de inteligencia emocional encajan en cuatro esferas genéricas: la autoconciencia, la autogestión, la conciencia social y la gestión de las relaciones.

Estudios realizados por neurocientíficos de todo el mundo han demostrado que existe un circuito neuronal en el cerebro que gobierna emocional y socialmente el comportamiento inteligente. Según las investigaciones de los principales neurólogos en este área en la actualidad, como por ejemplo el profesor Antonio Damasio, este circuito neuronal parece estar ubicado en:
  •  la amígdala derecha, que es un centro nervioso situado en el cerebro medio, dedicado a las emociones, a la percepción de las emociones. Importante investigación sobre la amígdala fue la llevada a cabo por Joseph LeDoux. Según se descubrió en el estudio de Bar-On, los pacientes con lesiones en la amígdala derecha presentan una pérdida de autoconciencia emocional, es decir, de la capacidad de ser conscientes de sus propios sentimientos y comprenderlos.
  • En el hemisferio derecho: la corteza somatosensorial insular derecha. Lesiones en el córtex somatosensorial derecho también provocan una deficiencia en la autoconciencia, así como en la empatía, es decir, la conciencia de las emociones de los demás. La capacidad de comprender y sentir nuestras propias emociones es decisiva para entender las de los demás y sentir empatía. Por tanto, otra estructura del hemisferio derecho muy importante es la ínsula o córtex insular, un nodo de los circuitos cerebrales que detecta el estado corporal y nos dice cómo nos sentimos.
  • La corteza cingulada anterior o circunvolución del cíngulo anterior, que se encarga del control de los impulsos y por tanto, de la capacidad de ejecutar un buen juicio.
  • La corteza prefrontal ventromedial orbitofrontal, el centro ejecutivo de la mente, donde reside la capacidad de resolver problemas personales e interpersonales, de controlar los impulsos, de expresar los sentimientos de un modo eficaz y de relacionarnos adecuadamente con los demás.
  
  



       
      El neocórtex, o cerebro pensante, contiene las áreas más evolucionadas del cerebro; contiene centros y nodos dedicados a la cognición y la operaciones mentales complejas: razonar, pensar, desarrollar estrategias, evaluar, auto-observarse, concentración, resolución de problemas...
     Por debajo del neocórtex  se encuentra el sistema límbico, o cerebro emocional, que contiene las principales zonas implicadas en las emociones. Por último, el cerebro instintivo, o cerebro reptiliano contiene los centros dedicados a los instintos, con el fin de garantizar la supervivencia y la transimisión de material genético a otras generaciones.

   Según el famoso médico neurólogo, Antonio Damasio, es importante distinguir entre la fase de emoción y la fase de sentimiento. Cuando experimentamos una emoción, ya sea miedo, alegría, tristeza, etc, hemos de tener en cuenta tres cosas, el estímulo que genera la emoción, la reacción en el cuerpo y las ideas que acompañan esa reacción. Todo esto es lo que constituye el sentimiento; sentir es percibir todo eso.
   Según Damasio, para tomar una buena decisión tenemos que aplicar sentimientos a los pensamientos. Estos sentimientos proceden de los centros emocionales del cerebro medio, que interactúan con una zona concreta del córtex prefrontal. Cuando pensamos algo, esos centros cerebrales lo evalúan de inmediato, de modo positivo o negativo. Esto es lo que nos permite establecer prioridades y tomar decisiones. Por debajo del sistema límbico, se encuentran los ganglios basales, que conforman una parte muy primitiva del cerebro pero que cumple una función muy importante. A medida que nos desarrollamos y vamos adquiriendo experiencias en la vida, los ganglios basales deducen normas de las decisiones que tomamos. La sabiduría vital acumulada se almacena en esos circuitos primitivos. Sin embargo, al encontrarnos ante una decisión, es el córtex verbal el que genera lo que pensamos acerca de ella, aunque para acceder de forma más profunda a nuestra experiencia vital sobre el asunto en cuestión necesitamos un número mayor de aportaciones por parte de esos circuitos subcorticales. 
    Los ganglios basales cuentan también con muchas vinculaciones con el tracto gastrointestinal; es decir, las tripas. Así pues, cuando tomamos una decisión, el hecho de que sintamos "en las tripas" si es acertada o no, también resulta importante. Si la decisión no encaja con lo que sentimos, puede que nos convenga revisar la decisión que acabamos de tomar y sea mejor pensarlo dos veces.

   ¿Lo que voy a hacer encaja en mi propósito, en mi ética, es adecuado a mi forma de ser? La respuesta a esta pregunta no nos llega con palabras, sino mediante esa reacción visceral. Después pasamos a verbalizarlo.





Fuente:    The Brain and Emotional Intelligence: New Insights.  D. Goleman.